El lado oscuro de las palomitas de microondas

07/04/2015 - laprimera.es

Las Palomitas de microondas son un bocado tan fácil, que a menudo no pensamos en lo poco saludables que pueden ser realmente. Entre los productos químicos tóxicos y los granos de maíz a base de OGM (alimentos modificados genéticamente), las palomitas de microondas es uno de esos “bocados” que es mejor evitar.

El maíz, en su estado orgánico, es un grano con un alto contenido de fibra y una buena fuente de ácido fólico, vitamina C y niacina (vitamina B3). Y las palomitas recién hechas a base de granos de maíz orgánicos han sido muy populares durante muchas generaciones como una deliciosa y natural merienda saludable. Sin embargo, la versión para microondas comercial es fundamentalmente diferente, ni natural ni saludable, ya que viene con un cóctel de toxinas implicadas en varios problemas de salud, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad pulmonar respiratoria y la enfermedad renal crónica por nombrar algunos.

El saborizante de mantequilla es malo para la salud

El saborizante de mantequilla que se emplea en las palomitas de microondas puede causar enfermedades. El diacetilo es un producto químico utilizado en las palomitas de maíz para microondas que da al producto su sabor y aroma. Un estudio publicado el 1 de agosto de 2012 en la revista ACS de Investigación Química en Toxicología indica que el diacetilo aumentó el nivel de las proteínas beta-amiloides en el cerebro. Este agrupamiento es un indicador de la enfermedad de Alzheimer. El diacetilo también daña las células nerviosas. Este estudio advirtió de la toxicidad neurológica grave en los casos de sobreexposición a este producto químico. Incluso los productos que pretenden evitar diacetilo utilizan aromas de mantequilla artificial similares que por desgracia son otras formas de diacetilo.

El revestimiento antiadherente de las bolsas es un tóxico para el hígado y el sistema inmunológico

El ácido perfluorooctanoico es una sustancia química sintética aplicada al revestimiento de bolsas de palomitas de microondas. Su aplicación impide la interacción con líquidos o grasas, creando la superficie antiadherente en el revestimiento de las bolsas. Es cancerígeno y tóxico para los animales y los seres humanos y permanece en el medio ambiente de forma indefinida. El colesterol elevado, problemas renales crónicos y problemas respiratorios como el asma y la enfermedad pulmonar son algunos de los problemas de salud asociados con el ácido perfluorooctanoico.

Para los usuarios de palomitas de maíz de microondas, los estudios indican que el 20 por ciento del ácido perfluorooctanoico en la sangre proviene de las palomitas de maíz que se consumen. El 80 por ciento de estos gases tóxicos se emiten al momento de la apertura de la bolsa, a partir de la cual los niveles comienzan a disminuir, aunque siempre está presente después de la apertura.

Los aceites hidrogenados

La mayoría de las palomitas de maíz de microondas se hacen con alguna forma de aceite alterado, típicamente aceite de coco o aceite de soja convertidos en grasas trans que obstruyen las arterias que causan las enfermedades del corazón y la inflamación en el cuerpo. Normas de etiquetado de la FDA permiten que los fabricantes redondeen a cero cualquier valor de grasa trans que se encuentra debajo de 0,5 g por porción del envase, de forma que incluso puede claramente decir “sin grasas trans” cuando todavía puede tener un máximo de la mitad de un gramo por porción.

 


Tags:   Abril 2015    Curiosidades    Medicina natural   

Compartir: